DECLARACIÓN DE FE

Mientras caminamos en nuestro ministerio , nos com­pro­m­e­te­mos a amar al Señor nue­stro Dios con todo

nue­stro corazón, con toda nues­tra alma y con toda nues­tra mente, y amar a nue­stro prójimo como a nosotros

mis­mos (Mateo 22:37, 39). Nos com­pro­m­e­te­mos asimismo, como Jesús instruyó, de ir y hacer dis­cípu­los a todas las naciones, bau­tizán­do­los en el nom­bre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñán­doles a

obe­de­cer todo lo que nos ha man­dado (Mateo 28: 19-20)

​1. Creemos que las Escrit­uras, tanto el Antiguo como el Nuevo Tes­ta­mento, son la Pal­abra inspi­rada de Dios, sin error en la escrit­ura orig­i­nal, la rev­elación com­pleta de Su vol­un­tad para la sal­vación de los hom­bres, y la autori­dad div­ina y final para la fe y la vida cris­tiana. (2da de Tim­o­teo 3: 16-17)

2. Creemos en un sólo Dios, creador de todas las cosas, infini­ta­mente per­fecto y eter­na­mente exis­tente en tres per­sonas: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Géne­sis 1: 1; Colosenses 2: 9)

3. Creemos que Jesu­cristo es ver­dadero Dios y ver­dadero hom­bre, habi­endo sido con­ce­bido por el Espíritu Santo y nacido de la Vir­gen María. murió en la cruz como sac­ri­fi­cio por nue­stros peca­dos, con­forme a las 

Escrit­uras. Además, El resucitó cor­po­ral­mente de entre los muer­tos, subió a los cie­los, donde, a la dies­tra del Padre en las alturas, es ahora nue­stro Sumo Sac­er­dote y Abo­gado

(1ra Cor­in­tios 15: 3-4 ; 1ra Juan 2: 1 , Lucas 1: 35 )

 

4. Creemos que el min­is­te­rio del Espíritu Santo es glo­ri­ficar al Señor Jesu­cristo, y durante esta época para

con­denar a los hom­bres, regenerar al pecador que cree, morar, guiar, instruir y capac­i­tar al creyente para una vida pia­dosa y el ser­vi­cio. (Juan 15: 26 , Juan 16: 7-14)

 

5. Creemos que  el hom­bre fue creado a la ima­gen de Dios pero cayó en pecado  y está, por lo tanto,

per­dido. (Géne­sis 1: 27, Romanos 5: 12) 

 

6. Creemos que la san­gre der­ra­mada de Jesu­cristo y su res­ur­rec­ción proveen la única base para la 

jus­ti­fi­cación y sal­vación para todos los que creen, y sola­mente los que acep­tan a Jesu­cristo son naci­dos del Espíritu Santo, y por lo tanto se con­vierten en hijos de Dios. 

(Hebreos 9: 22, Romanos 5: 1 , Juan 3: 3 , Juan 3: 16)

 

7. Creemos que la Santa Cena del Señor y el Bautismo en Agua por inmer­sión son orde­nan­zas que deben ser obser­vadas por la Igle­sia durante la época actual. Sin embargo, no deben con­sid­er­arse como un medio de

sal­vación. (1ra Cor­in­tios 11: 23-26; Mateo 28: 19-20)

8. Creemos que la ver­dadera Igle­sia se com­pone de todas las per­sonas que, a través de la fe sal­vadora en Jesu­cristo, han sido regen­er­a­dos por el Espíritu Santo y son bau­ti­za­dos en el cuerpo de Cristo del cual

Él es la Cabeza. (1ra Cor­in­tios 12: 13 , Efe­sios 4: 1-6 ; Tito 3: 5) 

 

9. Creemos que sólo aque­l­los que son miem­bros de la ver­dadera Igle­sia son eleg­i­bles para la mem­bresía en

la igle­sia local. (Hechos 2: 47)

10. Creemos que Jesu­cristo es el Señor y Cabeza de la Igle­sia. (Efe­sios 1: 22; Colosenses 1: 18)

11. Creemos en la venida per­sonal e inmi­nente de nue­stro Señor Jesu­cristo  y que esta «Esper­anza

Bien­aven­tu­rada» tiene una influ­en­cia vital en la vida per­sonal y el ser­vi­cio del creyente. 

(Hechos 1: 11; 1ra Tesa­loni­censes 4: 14 – 16 ; 1ra Juan 3: 1-3 )

 

12. Creemos en la res­ur­rec­ción de los muer­tos, del creyente a la bien­aven­tu­ranza eterna y gozo con el Señor, del incré­dulo al juicio y con­sciente cas­tigo eterno.

 (2da Cor­in­tios 5: 10 ; Apoc­alip­sis 20: 15 ; 2da Tesa­loni­censes 1: 8-10)

Sobre los pastores

Marcelo y Karina Guidi nacieron en Argentina y con mas de 25 años de matrimonio, son padres de dos hijas; Antonella y Ornella.
 

Después de haber formado parte del Gran Avivamiento en los años 80 en Argentina, se mudaron a los Estados Unidos en Marzo de 1995, donde comenzaron a servir y ministrar en distintas partes de este país.
 

En Marzo del 2005 y luego de mucha oración y preparación, llegaron al estado de Florida para fundar un ministerio bilingüe en la ciudad de Cape Coral.  

El 13 de Agosto del 2006 los pastores Guidi dieron inicio a lo que fue el primer servicio de lo que hoy se conoce como el Centro Cristiano de Cape Coral (CCCC por sus siglas). 
 

Ya en el año 2008, un 19 de Enero, CCCC disfrutó de su primer servicio en Inglés y así dio inicio a un ministerio lleno de pasión por el mensaje de la Cruz de Jesucristo y un deseo genuino de que el suroeste de Florida sea alcanzado por el Evangelio, enseñando a los Santos a servir al Señor Jesús bajo el poder del Espíritu Santo, aguardando su venida.

© 2017 by Centro Cristiano de Cape Coral. All rigths reserved.